La carpintería de aluminio es resistente a la humedad y al cambio de temperatura, es duradera y requiere poco mantenimiento. También es más ligera que otro tipo de carpintería, como la de madera, lo que permite una mayor flexibilidad en el diseño.