Ambas tienen sus propias ventajas y desventajas. Las ventanas de PVC son mejores para el aislamiento térmico y son más económicas, mientras que las ventanas de aluminio son más resistentes a la humedad y al cambio de temperatura y son más duraderas. Dependiendo de las necesidades y preferencias de cada persona, uno u otro tipo de ventana podría ser más adecuado.