Puedes limpiar las ventanas de aluminio con agua y jabón suave, o con un limpiador específico para aluminio. Asegúrate de no usar productos abrasivos o limpiadores que contengan cloro, ya que pueden dañar el acabado de las ventanas.